El miedo- ¿Que es? ¿Cómo gestionarlo?

¿Alguna vez te has preguntado por qué sentimos miedo?

El miedo es por definición una sensación de angustia que experimentamos cuando nos sentimos amenazados por un peligro, ya sea real o imaginario. Está es también una de las emociones básicas del ser humano, todos la sentimos en muchas etapas de nuestra vida y por distintas razones, y es también una de las emociones que cumple un papel fundamental: La supervivencia.

El miedo es una valiosa señal que nos indica una desproporción entre la amenaza a la que nos enfrentamos y los recursos con que contamos para resolverla. Es decir, si yo tuviera todos los recursos para hacer frente a aquello que me está amenazando sabría de antemano que voy a salir victorioso, por ende no tendría miedo.  El miedo es una alarma que nos indica que debemos conseguir más recursos para enfrentar la amenaza, o por el contrario huir de ella, por nuestra supervivencia.

Tendemos a pensar que el miedo es el problema, y nos dicen que debemos vencer nuestros temores, no tener miedo de nada e incluso a quien tiene miedo muchas veces se le tilda de cobarde ¡Nada más lejos de la realidad! Es importante entender que el miedo, al igual que las demás emociones, es natural y tiene una función muy importante: Protegernos. En ese orden de ideas, el problema no es el miedo en sí mismo, sino la situación que lo genera que debe ser resuelta. Por lo tanto, cometemos el error de convertir en “problema” lo que es en realidad una señal que nos índica la existencia de un problema, y que nos da la posibilidad de solucionarlo.

En lo que en realidad debemos poner nuestra atención, es en la manera como reaccionamos a la emoción, no hay que tenerle miedo al miedo, al contrario escucharlo, atenderlo y luego resolver, en este caso estaríamos hablando de un miedo funcional. Pero si no sabemos reaccionar, sino que al contrario nos bloqueamos al punto de la desesperación, entonces el miedo se convierte en disfuncional.

El vivir en este estado de miedo disfuncional puede traer graves consecuencias a tu vida y es absolutamente insano. Aprender a gestionar el miedo debe ser esencial. No darle paso a que controle tu vida, tener miedo puede ser inevitable y natural, pero la forma en como lo superes es tu elección.

Los miedos son comunes y los experimentamos desde muy temprana edad, muchos niños, por ejemplo, sienten miedo a la oscuridad, a quedarse solos, a algunos animales, al fuego, a los ladrones, a enfermarse y visitar el médico. En la etapa de la adolescencia pueden experimentar miedo a que alguno de sus familiares o personas más queridas enfermen, sentir miedo a la muerte, a la lluvia y tormentas eléctricas, a ser secuestrados, en fin. Miedos pueden existir muchos y ser muy variados también de acuerdo a la familia y la sociedad en que se relacionen.

En estas edades también se puede experimentar el miedo con lo irreal, a lo imaginario. En los adultos los miedos ya son de temas relacionados más a la realización personal, al fracaso, a la muerte, a la pérdida de autonomía, a la soledad. Lo cierto es que todos los seres humanos sentimos miedo, no es algo que activamos de forma voluntariamente consciente.

¿Cómo gestionarlo ?

  • Obsérvalo, Siéntelo, acéptalo y escúchalo

Cuando enfrentes una situación que te genere miedo, date la oportunidad de observar que sucede en tu interior, sentir los cambios en tu cuerpo, aceptarlo y tomarte el trabajo de escuchar el mensaje que te trae. ¿Cómo es el miedo? ¿Qué aspecto tiene? ¿Qué te quiere decir? Una vez entiendas cual es la amenaza, entonces busca la manera de encontrar los recursos necesarios para hacerle frente.

 

  • Déjalo salir y habla con él

Hay muchas personas a las que les cuesta aceptar que sienten miedo, lo apartan y ocultan.  Esta actitud es contraproducente, porque al no escuchar el mensaje que tiene para darte, nunca vas a poder solucionar el problema que lo está originando.

 

  • Busca recursos y Resuelve

Una vez identifiques la amenaza que te genero el miedo, entonces anda a buscar los recursos que necesites para enfrentarla. Hay momentos en los que todo sucede tan rápido y la amenaza es tan inminente, que la reacción inmediata es correr y alejarse. Eso no está mal, ni nos hace cobardes.

 

  • Déjate ayudar

Tal y como lo hemos hablado, sentir miedo no es algo por lo que debas avergonzarte, todos los seres humanos lo sentimos, motivo por el cual no debes evitar recibir ayuda. Familia, amigos, profesionales en el tema, lo importante es sentir la seguridad que te puede dar la presencia de otros y su asistencia e intervención en casos concretos.

Aunque el miedo sea una emoción que sentiremos a lo largo de nuestra vida, no debemos permitirle que se apodere de nuestra tranquilidad. En muchas ocasiones vencer el miedo nos puede llevar a lograr un efecto multiplicador de cosas buenas en nuestra vida, a realizar nuestros mayores sueños y anhelos.

 

El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente. Alonso de Ercilla y Zuñiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *