Cuéntame un Cuento-El árbol de las Sonrisas

Los cuentos son una gran herramienta para hablar y enseñar a los niños, ya que son divertidos, fomentan su creatividad y los invitan a la reflexión. Desde su imaginación, se identifican con los personajes, empatizando con sus emociones y aventuras, asociándolas a sus experiencias reales.

El cuento de hoy se llama el «Árbol de las Sonrisas» e invita a los niños a tomar consciencia de las emociones que sienten, y cómo las emociones que sembramos, definen nuestro entorno y manera de ver la vida.

 

CUÉNTAME UN CUENTO – «EL ÁRBOL DE LAS SONRISAS» 

Había una vez un bosque muy lejano, conocido como el bosque de la tristeza. Así le decían, porque todos los habitantes del bosque estaban tristes y enfadados.

Un día todos los animales del bosque se reunieron porque ya estaban cansados de estar tristes, y querían buscar una solución definitiva. No entendían porque todos estaban tristes, enfadados, tenían miedo, y no eran felices. Entonces, decidieron llamar a un conocido sabio para que les ayudara.

El sabio analizó la situación por unos minutos y enseguida descubrió lo que sucedía en el bosque. Le dijo a los animales:

-Este bosque es el bosque de la tristeza y todos se sienten desanimados, enfadados, con ira y miedo. ¿Sabéis por qué ocurre esto?

Los animales negaron con la cabeza, no sabían porque ocurría eso.

-Este bosque tiene los árboles equivocados-les dijo el sabio.

– En él,  se han plantado las semillas de la tristeza, del miedo, del dolor, y del enfado. Esas semillas han hecho que crezcan los arboles de la tristeza, del miedo, del dolor, de la ira y del enfado. Los frutos que se recogen de estos árboles, son las lágrimas, la violencia, las malas palabras, las peleas, el odio, y sobre todo el dolor y la tristeza.

Los animales quedaron muy sorprendidos. -¿Qué podemos hacer?-preguntaron al sabio.

-Deben sembrar otras semillas y regarlas, para dejar crecer otro tipo de árboles. Además deben dejar de cuidar los árboles equivocados-les dijo el sabio

 

– Plantaremos primero las semillas de la alegría, ¿sabéis que árbol crecerá?, crecerá el árbol de las sonrisas. Este árbol florecerá lleno de risas que invadirán el bosque y harán que se mueran poco a poco los demás árboles.

– Después cuando estos árboles hayan muerto, plantaremos las semillas del amor, de la tolerancia, el respeto y la comunicación y crecerán los árboles adecuados que nos darán como frutos, la alegría, las risas, el afecto y el cariño, las buenas palabras, el respeto, etc.

Los animales le hicieron caso al sabio y plantaron las semillas de la alegría. Cuidaron mucho esas semillas y poco a poco empezaron a crecer en el bosque los árboles de la risa. Cuando llego la primavera y florecieron los árboles de la sonrisa, todo el bosque se llenó de risas y poco a poco los árboles del dolor, se fueron secando.

Así pudieron plantar las semillas del amor, del respeto, la tolerancia y la comunicación. Estos árboles crecieron rápidamente y el bosque se inundó con sus frutos.

Así fue cómo los animales dejaron de estar tristes y enfadados, ahora estaban alegres, contentos y eran muy felices.

 

El bosque se convirtió en el bosque de las sonrisas.

 

 Preguntas Clave:

  • ¿Qué sucedía con  los habitantes del bosque de la tristeza?
  • ¿Cómo se sentían?
  • ¿Por qué se sentían así?
  • ¿Cuáles eran los árboles de este bosque?
  • ¿Qué frutos recogían de estos árboles?
  • ¿Cuáles eran los nuevos árboles que plantaron?
  • ¿Qué frutos recogían de estos árboles?
  • Piensa en alguna ocasión en la que te hayas sentido triste, enfadado, con miedo
    1. ¿Qué sentías y que recibías?
    2. ¿Cómo crees que puedes dejar de sentirte así?
    3. ¿Crees que las sonrisas, ayudan a gestionar la tristeza?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *